Coaching héroes nacionales… del tenis 2

 

El éxito suele ser alcanzado por los que no saben que el fracaso es inevitable

Coco Chanel

Es imposible entender la hazaña del tenis chileno de Nicolás Massú, sin la presencia de su amigo y compañero Fernando González. De repente el niño viñamarino se enfrentó a un chileno que vivía y entrenaba en los Estados Unidos. Un niño que venía en los veranos a competir con sus pares. Un niño que dejó una profunda huella en el tenis nacional.

Y es que Fernando González era una apuesta segura.

Sus padres, amantes del tenis, sabían que ese niño que le pegaba fuerte a la pelota, iba a llegar muy lejos. Y no se equivocaron. El bombardero de la Reina no solo es el deportista que más medallas olímpicas ha ganado para Chile -oro y bronce en Atenas, plata en Pekín- sino que fue el tenista chileno con mayor presencia en el circuito.

Si bien no ganó ningún grand slam, llegó a la final del Abierto de Australia el 2007, tuvo destacadas participaciones en Rolland Garros , ganó 11 títulos individuales y en dobles, junto a Nicolás Massú, tuvo notables participaciones en Copa Davis y alzó en dos oportunidades la Copa Mundial por Equipos.

Junto a Nicolás compartieron no sólo una carrera tenística, sino un mind-set que los hacía rendir más por la camiseta nacional, pero una de las particularidades de este oriundo de la Reina, es que tenía un golpe tan potente, que varios de sus oponentes mayores empezaron a respetarle.

Y así, a punta de bombazos, se dio el lujo de ganarle a los mejores.

Sí, Mano de piedra puede contar que le ganó a los mejores en su mejor momento y entre la lista de sus víctimas, tenemos a indiscutidos del Olimpo como Pete Sampras, Andre Agassi, Novak Djokovic, Lleyton Hewitt, Roger Federer y Rafael Nadal.

Otros grandes que sufrieron los cañonazos de Speedy González fueron Gustavo Kuerten, Carlos Moya, Andy Roddick, Marat Safin, James Blake, Guillermo Coria, David Nalbandian, Juan Martín del Potro, Andy Murray, Robin Soderling,  David Ferrer, Jo-Wilfried Tsonga, Tomas Berdych y su amigo Nicolás Massú… quien cayó 5 veces ante él y sólo logró derrotarlo en una oportunidad.

Los números, la actitud y su historia lo avalan; Fernando González, como diría Federer, “era un gran campeón”, una gran persona y tenía uno de los mejores golpes del circuito. Siempre fue así, afirmó Federer, destacando que pese a los años de circo y fama, Fernando nunca cambió.

¿Notable no?

fernandogonzalez_rogerfederer

Rafael Nadal, quien le quitó la medalla de oro en la final olímpica de Pekín, destacó, cuando el rocky chileno apareció por primera vez entre los top ten del mundo, que González merecía serlo, pues “lo principal es que es un jugador muy agresivo, con golpes muy peligrosos desde el fondo de la cancha (…)  Es uno de los tenistas más explosivos del circuito y cuando juega bien, sin duda que es uno de los mejores de la competencia”.

Y vaya que tiene razón. Cuando Fernando se iluminaba era imparable para la mayoría de los mortales, pero pese a su extraordinaria actitud, a sus dotes tenísticos y a sus prodigiosos golpes, la carrera de Fernando tuvo la mala ocurrencia de coincidir, como diría la prensa especializada,  “con las versiones más temibles de Roger Federer Rafael Nadal, jugadores a los que admira con conocimiento de causa, habiendo sufrido contra ellos duras derrotas”.

La vida, como la mayoría sabe, no es justa y a Fernando le tocó caer doce veces contra Federer y siete contra Nadal. Pese a ello, Fernando siguió jugando y logró en tres oportunidades ganarle al hispano y en una al suizo en el Masters… que Federer… igual terminaría ganando.

¿Cómo lograba soportarlo?

¿Cómo se motivaba, al saber, que en el otro camarín, calentaba su bestia negra?

Es duro el tenis y en una de las pocas entrevistas que este héroe nacional concedió, confesó que “había momentos en los que estando en un torneo quería irme a mi casa. A veces me pregunto cómo pude ser tan disciplinado durante tanto tiempo”.

Tal vez, para los que están ajenos a la competencia deportiva, sea difícil entender la frustración de jugar torneos como los dioses… y encontrarte en la final con esos que las estadísticas y la historia señalan como imbatibles… Y que te ganen…

¿Cómo te motivas y vuelves a jugar?

Bueno, de acuerdo a Matthew Syed, una de las claves de Fernando y de los jugadores que disputan las primeras posiciones, es lo que el llama el optimismo irracional. Escuchemos al campeón inglés de table tennis:

“The great irony of performance psychology is that it teaches each sportsman to believe, as far as he is able, that he will win. No man doubts. No man indulges his inner skepticism. That is the logic of sports psychology. But only one man can win. That is the logic of sport”.

De acuerdo al autor de Bounce, el escepticismo es veneno para un atleta de cara a una competencia, por lo que hay que progresar ignorando la evidencia. Para ganarle a Federer, después de haber perdido en diez de diez partidos, hay que crear un mind-set inmune a la duda y a la incertidumbre.

¿Cómo?

No olvidemos que, pese a que González cayó una y otra vez contra Nadal y Federer, logró conquistar 11 títulos ATP a lo largo de su carrera y tuvo partidos memorables. El que más emociona a este jugador es el que sostuvo en Australia con Tomy Haas. Partido que le permitió acceder a la gran final de ése grand slam. Escuchemos sus razones:

“Logré más de 40 golpes ganadores y solo cometí tres errores no forzados. Ese partido me vino mal porque me hizo pensar que podía jugar así siempre y eso me hizo jugar más conservador luego”.

Es cierto; había partidos en que Fernando parecía rozar la perfección y cuando creía que esa iba a ser la norma, venía Roger Federer y lo confrontaba contra la evidencia de que aún con tu mejor juego, puedes perder.

Es para desmoronarse, pero un atleta de este nivel, aún cuando sienta que le arrebataron la copa de sus manos, tiene que tener un optimismo tan irracional… que no dude que la próxima vez que enfrente a su rival… le va a ganar…

¿Podré contra Federer la próxima vez?

massuolimpico

Este loco optimismo fue el que le permitió a Horacio de la Peña, en su momento, ganarle a McEnroe. Sí, tras perder con él, el argentino, apodado la pulga, juró no volver a perder contra él… y lo logró…

Y ese optimismo irracional fue el que le permitió a Fernando jugar tantos años en un circuito que aún hoy es dominado por Federer y Nadal. Pero si tarde o temprano los resultados no te apañan… la realidad se empieza a hacer muy pesada…

Es más, según Arséne Wagner, quien fuera por algunas temporadas coach de Alexis Sánchez, “to perform to your maximum you have to teach yourself to believe with an intensity that goes way beyond logical justification. No top performer has lacked this capacity for irrational optimism; no sportsman has played to his potential without the ability to remove doubt from his mind”.

Han pasado los años y tal vez convenga hacer historia, pues Fernando fue ese niño que sorprendió al mundo del tenis al llevarse -siendo junior- los títulos de singles y dobles en Rolland Garros. Ya de niño era un ganador nato.

gonzalesgarros

Pero para él… ni para su familia… ni para su entorno más cercano… era una sorpresa… pues ellos sabían que los sacrificios hechos para internacionalizar su carrera iban a dar resultados positivos. Y los dieron. Y rápidamente, pues ya a los 19 años mano de piedra levantaba su primera copa.

González fue, durante la década del 2000, el tenista sudamericano de máximo rendimiento y tenía esa increíble capacidad de convencer a los demás… de que lo iba a lograr… y de que no se iba a rendir… habilidades… según Syed… claves para la competencia:

“This ability to instill belief in others is a vital facet of leadership (…) but it can also create a huge advantage in sport through its impact on competitors”.

Tiger Woods, destacado por sus compañeros por tener una intimidante capacidad de convencerte de que te va a ganar, es capaz, como diría el golfista francés Jean Van de Velde, de enfocarse por completo en el éxito y de eliminar cualquier rastro o vestigio mental de falla.

Nadal, comparte esta habilidad y es por ello que quienes lo enfrentan con un irracional optimismo… pueden sucumbir a la realidad…

“Believing that one is going to defeat Rafael Nadal, for example, may ignite powerful psychological processes that make the outcome more likely, but it doesn’t guarantee success -particularly given that Nadal is working on his own placebo”.

Así, mientras unos se convencen mentalmente de que esta vez sí que ganarán… los otros se convencen a sí mismos de que esta vez volverán a ganar… y al final la realidad dirá… cual mind-set funciona mejor.

“So, is it psychologically realistic for a person to sustain false (but useful) beliefs when they are so often contradicted by the evidence?

Es difícil, muy difícil, sostener el mind-set de que esta final sí la ganarás… cuando te encuentras con la persona que una… tras otra vez… te ha demostrado lo contrario… y es por ello que tras exitosísimas temporadas Fernando González afirma que “el estrés competitivo es lo que me llevó a retirarme. Echo de menos competir pero no muchas cosas que van unidas, como acostarse pronto, comer bien y llevar una vida demasiado ordenada”.

Es agotador vivir así y si creen que exagero, escuchen este extracto de otra entrevista a Fernando González:

“Federer y Nadal han hecho mucho por el tenis, al igual que Djokovic y Murray pero han impedido que otros entren en la lucha por los grandes torneos. Un joven le puede pegar muy bien a la pelota pero no les gana porque éstos entienden muy bien el juego (…) Lo más importante es aprender a ganar hasta cuando juegas mal. Hay jugadores en el top-30 que podrían estar más arriba pero en un día malo pierden con el 80, y eso difícilmente ocurre entre los mejores”.

plata gonzalez

Y es que por muy optimista que uno sea y por mucho que uno entrene y gane, es difícil mantener el ánimo arriba cuando pese a jugar bien… pierdes… y tu oponente… pese a jugar mal… gana…

Es desmoralizante y esto es lo que logran figuras como Federer y Nadal. Te aniquilan mentalmente y aún así un chileno encontró la fórmula para ganarles, al menos una vez, a ambos, demostrando que con su tenis, González podía ganarle a los mejores de todos los tiempos.

Por eso Novak Djokovic, quien se batió en tres oportunidades con su amigo González y perdió en dos de ellas, declaró en la despedida de Speedy , admirar lo que este compatriota logró por Chile en los Juegos Olímpicos y en la Copa Davis: “cada vez que jugaba por Chile, dejaba todo en la cancha. Tenía una derecha increíble… Definitivamente, el tenis lo va a extrañar”.

gonzalezchile

 

 

 

Advertisements

One thought on “Coaching héroes nacionales… del tenis 2

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s